Dialogo (a trois)

Charla insustancial; que si esto, que si lo otro, que si bla, bla y bla. 

Tras tratar y maltratar los temas clásicos: fútbol, política, mujeres..., surge en la conversación, inevitable, el tema del dinero.
- ¿..sabes? La gente rica nunca usa dos veces los mismos calcetines. Todos los días estrenan un par. (1)
- No. La gente verdaderamente rica puede ir sin calcetines a donde quiera. Imagínate, una reunión de dirección, con todos los trajeados alrededor, todas esas corbatas y tú en cholas (2).  Vas a hablar con el director del banco, y tú en bermudas. Vas a un cocktail y tú con la camisa hawaiana.
- Hombre, si de verdad eres rico, rico, en realidad puedes obligar a los demás a ir como tú digas. Que si montas un comité de dirección, pues todos en sandalias y bermudas y si no, a la puta calle.
Pausa contemplativa. Sopla una leve brisa.
- Bueno, según lo que estás diciendo, creo que en realidad la gente rica de verdad no necesita ir a reuniones ni organizar comités. Ser rico significa ir a donde quieres cuando quieres, si quieres ir a trabajar, vas y si no, no pasa nada...
La brisa se desvanece.
-... y bien pensado, para eso tampoco hay que tener mucho dinero, ¿no?
Silencio embarazoso. Tan sólo se oye el frotar de las patitas de un imaginario pequeño saltamontes...
(1) Nota friqui. La idea no es realmente original, creo que eso lo decían en Superman III.(2) Sandalias, en «canario».
______________________________________
Publicado originalmente en La Kabaña (ya extinta) , en octubre de 2009. 

El recurso

Falto de inspiración, el atribulado aprendiz de escritor decidió publicar en su blog un post acerca de un errante lector que, navegando al azar por la red, quedó atrapado por la lectura de un post que narraba las tribulaciones de un aprendiz de escritor falto de inspiración, cuyo único recurso era escribir un post recurrente sobre un lector errante atrapado por un post escrito por un escritor aprendiz y poco inspirado... (continua aquí)

Llegando a casa

Al cruzar el umbral de la puerta, le saludé:

- ¡Hola! ¿Qué tal? - le pregunté - ¿Qué has hecho hoy? ¿Te has divertido? ¿Has viajado? ¿Has visto mundo? ¿Cuántas fronteras has cruzado? ¿Cuántos países has conquistado? ¿Cuántos corazones has roto? ¿Cuántas galaxias has salvado? ¡Cuéntame! ¿Cómo te ha ido el día?

Y ella, inmodesta, mirándome fijamente con sus grandes ojos, se limitó a responderme:

- ¡Miaoouuu...!

(Basado en auténticos hechos "reales de verdad".)

Publicado en La Kabaña, en abril de 2007.

Error 404



Este "poema cibernético" vio la luz en La Kabaña, en agosto de 2007.

Con la boca abierta...

..., jadeante, engullendo el aire a bocados.

Las manos agitándose frenéticas sobre la mesa: golpeando el alfabeto desordenado del teclado, estrujando el múrido sintético que lija la superficie acrílica con su rígida panza, reubicando carpetas con informes carentes de información y sobrados de formas, derramando ríos de tinta de trescientos micrómetros de sección sobre una pila de papeles desordenados, arracimando ordenadamente otros papeles dentro de la papelera, bailando con la obsoleta calculadora que espera resignada su jubilación... Manos, manos, manos agitándose, tocando cajones, bandejas, cuartillas y teclas, muchas teclas. La taza quieta en una esquina, tiempo ha humeante, ahora fría.

La boca abierta, jadeante, reseca.

Ojos abiertos, resecos, jadeantes, agitándose frenéticos, devolviendo su mirada a una pantalla parpadeante, que danza al mismo son que las manos, que los ojos, que las teclas, que los jadeos. El corazón golpeando contra las costillas, con dureza. Pies hinchados, rodillas pétreas, envidiando la actividad que reina medio metro arriba.

La boca abierta, jadeante, más abierta, más jadeante, famélica de aire.

Hambrienta de libertad, la mano izquierda se rebela, se aleja del teclado, se aleja de la mesa, intenta alejarse del brazo, compitiendo en rigidez con las rodillas, con la espalda que se arquea violentamente. La mano derecha declara una huelga a la japonesa, suelta el ratón y corre rauda a apoyar al tronco convulso, sosteniéndolo por el pecho. Bajo las costillas el corazón se silencia, golpeando con pereza, flojamente, siguiendo una costumbre de años que le cuesta dejar de golpe.

La boca abierta, jadeante. La mandíbula de yeso.

La silla adopta un ángulo imposible entre el suelo y la espalda y decide quitarse de enmedio. La oreja izquierda decide suplantar a la mano y se estampa contra las teclas: primero la R, casi de inmediato la E, la W, la S y la D. La H, tan muda como siempre, acoge la nariz que decide unirse a la tarea.

La boca abierta, jadeante, reposa sobre la barra espaciadora.

La pantalla sugiere un "REWSDHHHHHHHHH ", esperando una respuesta, ignorando que nunca llegará. Los ojos hipnotizados por estrellitas virtuales, se empeñan en continuar abiertos, hasta quedar ciegos. La cabeza decide seguir al cuello mesa abajo, la nariz se despide de la tecla H y saluda al suelo con un banquete de mocos y sangre. La mano izquierda se encuentra accidentalmente con la derecha bajo el pecho, bajo el corazón, que ya es tan solo un músculo muerto.

Y la boca, abierta, exhala un último jadeo.

Publicado en La Kabaña, en mayo de 2007.

Cuentos y garabatos.


La idea de este blog es rescatar algunos de los "mejores" trabajos "literarios" que he ido publicando de forma dispersa e irregular a lo largo de los últimos años. La selección es totalmente personal y en ningún caso pretendo que el material aquí recopilado sea considerado "bueno".

De propina, se incluirán algunos dibujos que en su momento ilustraron estos textos, así como algún que otro boceto o dibujo de los pocos que me he atrevido a publicar y que aún hoy pueda parecerme "bonito".

Es posible (pero, siendo sincero, poco probable) que además publique aquí algún material nuevo o inédito. Al menos tengo esa intención. Bueno, nunca se sabe.

Sea como sea, todos aquellos que se tomen la molestia de pasar por aquí, reciban mi más calurosa bienvenida.


Postdata: Al parecer, el título de este blog hace que "algunos buscadores" lo incluyan en búsquedas de contenidos infantiles. Aunque algunos de los relatos y dibujos sean bastante infantiloides (y es que a veces no doy para más), debo advertir que EL CONTENIDO DE ESTE BLOG NO ESTÁ DESTINADO A PÚBLICO INFANTIL, y en ningún caso el autor se responsabiliza de cualquier posible perjuicio que dicha confusión pueda causar.

A nivel personal creo que la navegación de niños por internet es algo que siempre se tiene que realizar en presencia de un adulto y es éste el que tiene que hacerse responsable de los contenidos a los que los niños accedan.